Seguidores

martes, 13 de diciembre de 2016

Mi Experiencia con el Alisado Brasileño de Kativa



Buenos días guapísimas


Aquí estoy, sentada frente al ordenador, con una mascarilla prelavado en el cabello (tengo pendiente hablaros de ella porque os va a impresionar) para hablaros precisamente de tema capilar y contaros mi experiencia con el famoso ALISADO BRASILEÑO DE KATIVA.





Mi pelo es rizado, pero al tener el pelo tan finito, me dura bien el primer día. El segundo los rizos están prácticamente deshechos quedando de ellos sólo encrespamiento. De ahí que suela alisarlo con ayuda de planchas.


Harta de depender de ellas y vistas las buenas críticas que tiene este kit decidí animarme. Asi que mandé a mi chico a un PRIMOR para que me lo comprara. Y tres días después mi cuñada me lo aplicó. Deciros que es super importante contar con ayuda de otra persona, y no para comprarlo (como yo) sino para aplicároslo. Requiere de destreza con el cepillo y secador y vais a necesitar armaros de paciencia porque es un proceso largo, pero ¿merecerá la pena?


Pues SI, SI Y SI. Llevo ya cinco semanas con el pelo perfectamente liso y no necesito hacer nada para lograrlo. Ni planchas, ni brushing, ni nada. Lo seco con el secador porque hace frío pero ni siquiera me ayudo del cepillo. Estoy encantadísima.



El ALISADO BRASILEÑO DE KATIVA es un sistema de alisado a base de keratina y aceite de argán, libre de formol, por lo que además de alisar el cabello, promete nutrirlo, repararlo, hidratarlo y darle brillo.

Chicas estoy de acuerdo con lo de que alisa, pero yo la verdad que no he notado el pelo más hidratado ni reparado tras su uso. El primer día incluso noté un mechón algo machacado. Eso si, enseguida lo reparé con mi mascarilla prelavado pero tenía que decíroslo. 


También remarcaros que si tenéis el pelo teñido se os va a aclarar varios tonos. A mi me encantó el tono que me dejo aunque siempre podéis teñiros unos días después sin problemas. De hecho la marca lo advierte y aconseja siempre usar el tinte después de este tratamiento y nunca antes.


El kit trae todo lo necesario para la aplicación: un sobre de champú pre-tratamiento, un bote de 100 ml de alisado brasileño, un sobre de champú y otro de acondicionador, una brocha, un par de guantes y el folleto con el paso a paso.






Lo primero que tenemos que hacer es lavarnos la cabeza con el champú pre-tratamiento dos veces. Secamos el cabello con una toalla y aplicamos el tratamiento de alisado de queratina con la ayuda de la brocha dejando actuar 15 minutos. 

Ahora viene lo peor, secar el cepillo por completo con ayuda del cepillo y del secador. Este paso es uno de los más latosos pero también de los más importantes, ya que si no lo realizamos bien el resultado no será bueno. 

Después de alisarlo con ayuda del cepillo pasaremos la plancha mechón a mechón para terminar de sellar el producto.

Por último lavamos con el champú y el condicionador y peinamos como de costumbre. Yo sólo necesité secarlo con el secador, sin cepillo ni nada, para que me quedara completamente liso, cero encrespado.


Los pasos a seguir, como veis, son sencillos pero es un proceso algo engorroso y largo. Os aconsejo pedir ayuda sobre todo a la hora de secar el pelo con cepillo y secador.


He leído que algunas chicas se quejan del olor que deja en el pelo. Yo no he notado nada a destacar, es más de no haberlo leído ni me hubiera fijado en esto.



Lo cierto es que estoy encantadísima con este tratamiento. No puede ser más cómodo salir de la ducha, secarme un pelín el pelo y estar ya peinada. Es un lujazo la verdad. Además tiene un precio muy económico, 13,95 euros. 


Si estáis pensando en un tratamiento de este tipo os lo recomiendo con los ojos cerrados. Para mi es todo un inventazo.


Creo que ahora han sacado la versión para cabellos teñidos y así evitar que nos cambie el tono. Aún no lo he visto a la venta pero seguramente me anime con este la próxima vez y es que el alisado viene a durar unas 10 semanas. Yo llevo cinco y lo tengo igual de liso que el primer día pero supongo que en unas semanas tendré que repetir el proceso.




Y vosotras, ¿lo habéis utilizado? ¿Qué os parece?




Como siempre, agradeceros el pasaros por aquí, dejar vuestro comentario o pregunta y por supuesto y si aún no lo has hecho, te invito a seguirme para no perderte ninguna de mis entradas.





10 comentarios:

  1. Yo lo probé y quedé muy contenta también. Y eso que mi pelo es liso, pero me eliminó totalmente el encrespamiento. Merece la pena la tarde que tarda una en aplicárselo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Llevo unas semanas pensando en hacérmelo, tengo el pelo muy rizado, no sé cómo me va a quedar, sou de las que no me molesto en alisármelo porque tardo más en hacerlo que en volverse a rizar. Puede que me atreva en navidades, que estoy con mis hermanas y mi madre para que me ayuden..
    Un besoo

    ResponderEliminar
  3. Lo probaría por reducir el encrespamiento, pero no termino de animarme con estos inventos. Aunque claro, la tentación siempre esta ahí. Un besico!

    ResponderEliminar
  4. No es un tratamiento para porque me encanta ondularme y rizarme el pelo,jeje. bsts

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que te haya funcionado. Yo tengo el pelo demasiado rizado, no creo que me hiciera mucho efecto. Un besote

    ResponderEliminar
  6. Bueno lo de destreza, destreza... el hunguento da para hacer brazos con el secador y el cepillo!!!más la paciencia de la interesada en aguantar que la quemen alguna vez para dejarlo bien, bien porque ojo lo que cuesta, cómo escurre!!! Pero la verdad es que conociendo tu pelo el resultado es sorprendentemente bueno.

    ResponderEliminar
  7. Yo lo quiero probar pero tengo pensado mejor ir a hacerme el que me ofrecen en la peluquería.
    Un besito!
    El Tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo he visto hacer en un vídeo y pensé yo eso no puedo hacerlo sola ni de coña y veo que no me equivoqué.
    Para estos inventos confío en mi peluquera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. No lo he probado, pero hace tiempo que le tengo el ojo echado. Tiene que ser un gustazo salir de la ducha y no tener que peinarse, ¡qué envidia!

    ResponderEliminar