Seguidores

jueves, 11 de abril de 2019

Cepillado Corporal y Mejora el Estado de tu Piel



Buenos días preciosas


Desde hace ya unas cuantas semanas he introducido en mi rutina la técnica del cepillado corporal y aunque en un principio pensé que me iba a resultar un poco rollo llevarla a cabo y que incluso dudaba de que la siguiera más de una semana, tengo que deciros que contra todo pronóstico no pasa ni un sólo día en que no la lleve a cabo. Y es que viendo los resultados y lo rápido y cómodo que es, siento que tendría que haber empezado antes.






Pero antes de hablaros de los cambios que he notado en mi piel, os explico en que consiste esto del CEPILLADO CORPORAL. Pues bien, como dice su nombre no es más que cepillar la piel de nuestro cuerpo con un cepillo de cerdas naturales. Es una técnica que tiene miles y miles de años y que cuenta con un montón de seguidores asi que cuando algo lleva tantos años realizándose por algo será, ¿no creéis?









Pero, ¿y cómo lo cepillamos? 

Pues bien, es sencillísimo. En seco, y comenzando por los pies vamos a ir masajeando nuestro cuerpo con movimientos circulares y de arriba a abajo, haciendo mayor hincapié en las zonas conflictivas como pueden ser los muslos, las nalgas o la barriga y por supuesto, las rodillas y los codos. Yo evito la zona del pecho, que no el escote, y por supuesto el rostro. En YOUTUBE vais a encontraros con vídeos donde os explican como hacerlo e incluso tienen uno en MADE IN TRIBE, tienda online donde yo compré el cepillo, donde lo explican perfectamente.







Tras el cepillado debemos aplicar un aceite o crema corporal. Podéis hacerlo también antes de la ducha. Cepillarías vuestro cuerpo, os ducharíais y después aplicaríais el aceite. Yo prefiero hacerlo después, pero siempre será como más os guste.




Entre sus BENEFICIOS está el de estimular el sistema linfático ayudando a eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Perfecto para todas las que tengáis retención de líquidos. Vuestra circulación también mejorará e incluso ayuda a mejorar las arañas vasculares y a prevenir las temidas varices. Por supuesto elimina las células muertas y ayuda a que nuestra piel se vea más flexible, hidratada y ultra suave.  Si tenéis tendencia al vello enquistado, también puede ser la solución. Y ahora que en unos meses querremos lucir todas un bonito bronceado, el cepillado también nos ayuda a conseguirlo.Y por supuesto, tiene un gran efecto anticelulítico.







Como os decía al principio llevo ya más de un mes usando esta técnica y no me la he saltado ni un sólo día. Tengo el cepillo y el aceite a la vista, en mi mesita de noche, y después de la ducha es cuando lo aplico. Es importante crearos una rutina e intentar hacerlo siempre a la misma hora o en el mismo momento para que no se nos olvide o nos de pereza hacerlo. Son dos minutos, no vais a tardar más y los beneficios son magníficos.


La piel la vais a notar mucho más suave. Es una pasada como en pocos días no vais a querer dejar de tocaros la piel de lo suave que está. También está mucho más hidratada y desaparece la piel escamosa y seca. Y si lo combináis con un producto anticelulítico vais a notar también sus propiedades reductoras. El cepillado consigue que los principios de los aceites y/o las cremas se absorban muchísimo mejor.



Y en cuanto al cepillo, tenéis un montón en el mercado. Yo os recomendaría buscar el que mejor se adapte a vuestras necesidades en MADE IN TRIBE. Os van a aconsejar super bien, al menos así lo hicieron conmigo y tienen varios modelos, todos ellos de cerdas naturales. 


Creo que sobra decirlo, pero os recomiendo a todas haceros con uno de estos cepillos y empezar ya con la técnica del cepillado en seco. Pasa como con las arcillas en el cabello, que es pura magia.



Y vosotras, ¿conocíais esta técnica? ¿la habéis probado?



Como siempre, agradeceros el pasaros por aquí, dejar vuestro comentario o pregunta y por supuesto y si aún no lo has hecho, te invito a seguirme para no perderte ninguna de mis entradas.