Seguidores

lunes, 14 de enero de 2019

Rutina Facial con Aceites



Buenos días guapísimas


Adoro los aceites para el cuidado de todo mi cuerpo, de cabeza a pies, y los uso tanto para cuidar mi cabello, como la piel de mi cuerpo y rostro.

Pero por supuesto no me vale cualquier tipo de aceite. Es imprescindible que estos aceites sean vegetales (nunca minerales) y de primera presión en frío para que así conserven todas sus propiedades.








Adoro hacer mezclas, me estoy volviendo una auténtica fan de la alquimia y me puedo pasar horas y horas investigando que aceites mezclar o con qué para lograr mayores beneficios. 

Ya en el post anterior os hablaba de como estaba lavando mi cabello con hierbas ayurvédicas a las que también mezclaba con algún aceite, y hoy vengo a hablaros de los aceites que estoy empezando a usar en mi rutina facial.







Y empiezo por mis dos últimas adquisiciones. Ambos de la firma DR FEELGOOD, marca que he descubierto hace poco y que me fascina por ser aceites certificados, de primera calidad y a precios muy competitivos.


Sus aceites vienen en botes de cristal tintado para que se conserven en las mejores condiciones y sólo echo de menos un dosificador algo más preciso.


Del primero del que quiero hablaros es del ACEITE DE TAMANU, un aceite que destaca por su tono verdoso y que proviene del sudeste asiático, más concretamente del fruto y la flor del arbusto calófilo.

Es un aceite ligero de rápida absorción y que permite hidratar la piel sin sentirla pesada. Es por ello que lo he elegido para usarlo de día. Además tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que me ayudarán con los granitos que a mi piel mixta le siguen saliendo de vez en cuando, es un efectivo tratamiento antiarrugas por su poder regenerador y nutritivo retrasando el envejecimiento, pero es que podéis usarlo también para prevenir estrías, e incluso en el cabello ya que como os digo no aporta peso. Pero es que también es eficaz aliviando las picaduras de insectos, un aceite no tan conocido como otros, pero que merece una fama superior.

Como podéis ver en la imagen tiene un color verdoso muy llamativo. Fijaros en esto para saber si es un aceite puro.





Como ya os he dicho, adoro mezclar aceites asi que lo que hago es mezclarlo con ACEITE DE SEMILLAS DE FRAMBUESA. Adoro su aroma cítrico y frutal y me flipa usarlo como aceite corporal por sí solo, pero también mezclado con el de TAMANU y usarlo como aceite facial.

Tiene grandes propiedades antioxidantes y un gran contenido en ácidos grasos esenciales que hacen que este aceite tenga un montón de propiedades curativas, regeneradoras, antiarrugas, antioxidantes, tonificantes y nutritivas.






No os lo vais a creer pero es un aceite con filtro solar natural que además de proteger nuestra piel de factores ambientales, la protege también de los rayos ultravioletas del sol.

Es también de rápida absorción y como el anterior no aporta nada de grasa a la piel, me encanta. No os imagináis lo suave, hidratada, flexible y nutrida que siento mi piel sin nada de grasa y sin sentir la piel sobrecargada, es una maravilla.



Y por último os hablo de otro aceite que utilizo solamente de noche y es que es fotosensible. Es el famoso ACEITE DE ROSA MOSQUETA y que mezclo también con los anteriores. Para que os hagáis una idea lo que hago es introducir en un bote la mitad de aceite de tamanu y la mitad de semillas de frambuesa. Así lo uso de día y de noche lo que hago es echar unas cinco gotas en la palma de mi mano de esta mezcla y añadirle dos de rosa mosqueta. 


Este es de la firma SALOOS, marca de la que ya os he hablado en un montón de ocasiones y que adoro tanto y tanto.

Tiene propiedades regeneradoras, antioxidantes y antienvejecimiento. Es un aceite ideal para las personas que como yo tengáis manchas en la piel ya que mejora su textura y tono y al contener vitamina C es perfecto para luchar contra el foto-envejecimiento. También podéis usarlo en estrías e incluso en cicatrices. Os aseguro que en el caso de cicatrices es muy eficaz.






Y con este aceite tenéis que tener cuidado ya que es altamente famoso y nos encontramos en el mercado con aceites que prometen ser puros y no lo son tanto. Este aceite es un aceite más denso que los anteriores y con un tono rojizo muy particular. Mucho cuidado con esto, leer bien los ingredientes antes de comprar nada. Además su aroma también es característico, a mi al principio me resultaba un pelín desagradable, ahora ya me he acostumbrado pero tenedlo en cuenta.



Yo estoy encantada con todos mi aceites, con las posibilidades que me permiten, el poder mezclarlos, adoro su versatilidad. Los uso tanto para el cuidado facial, corporal y hasta en el cabello. Sus propiedades son infinitas y la sensación en la piel a mi me parece maravillosa, mejor que la de cualquier crema que he probado hasta ahora.


Y si la textura en aceite no es vuestra favorita pero queréis beneficiaros de sus propiedades, siempre podéis añadir unas gotas a vuestra crema facial o corporal. Vais a potenciar los efectos de ésta de un modo totalmente natural.



Y vosotras, ¿usáis aceites de este tipo en vuestra piel? ¿conocíais estos?




Como siempre, agradeceros el pasaros por aquí, dejar vuestro comentario o pregunta y por supuesto y si aún no lo has hecho, te invito a seguirme para no perderte ninguna de mis entradas.